Duke, el perro que fue elegido alcalde