El Duque de Edimburgo recibe el alta tras doce días ingresado en una clínica de Londres