La Duquesa de Cambridge y su hermana Pippa, dos polos opuestos