EE UU, cada vez más casto