EEUU, paralizado por la 'supertormenta'