Francisco Luzón, orgulloso de su aportación en la lucha contra la ELA