La guardia civil estima que los pagos falsos de los ERE superan los 50 millones de euros