Las cuencas del Ebro y el Júcar concentran los principales problemas por la acumulación de lluvias