El caudal del Ebro empieza a descender en la capital aragonesa