La bajada del nivel del Ebro en zonas inundadas será lenta