El ingenio como elemento fundamental para espantar a las gaviotas