Ecuatorianos y marroquíes, los extranjeros más afectados por la crisis