Educación para la Ciudadanía, ¿adoctrinamiento o realidad?