El ejercicio aeróbico triunfa sobre el entrenamiento muscular