A más dioxido de carbono mayor riesgo de erupción