El asesino de El Salobral, aficionado a las armas