Según el CIS, los españoles nos consideramos felices... y un poco pícaros