Cuatrocientos enfermos que ya han sido dados de alta siguen en camas de hospitales