Enrique Álvarez, un ‘tsunami’ de solidaridad con los refugiados