Entidades sociales detectan 321.000 catalanes con necesidades básicas de alimentación