Envuelto en llamas por culpa de un chupito de vodka