La Ertzaintza, "abierta" a que haya más víctimas del falso maestro shaolín