España defiende que los controles fronterizos en la UE deben ser excepcionales