Un delfín humano reivindica la libertad de la especie