España dice que el acuerdo es "equilibrado" y lamenta la actitud de Bolivia