España recupera en lectura, pero sigue perjudicada por los repetidores