Estabilizar los reactores de Fukushima llevará dos o tres meses, según un informe