Usurpan la identidad de una niña enferma para lucrarse