El estrés no prolongado, bueno para el cerebro