Europa aprueba el consumo de ciertos insectos como alimentos exóticos de la dieta