Europa sigue bajo el impacto de la nieve, pero los aeropuertos se recuperan