Europa tirita con heladas de película que fuerzan el cierre de carreteras y de estaciones de montaña