Madrid y Barcelona luchan por hacerse con el proyecto de EuroVegas