'Excálibur', la otra víctima del ébola