La policía arremete contra los que se oponen al sacrificio de Excálibur