¿Realmente pasa la vida delante de nuestros ojos antes de morir?