Expertos abogan por considerar al deporte como una cuestión de Estado y legislar para impulsar el comportamiento activo