Fabra apuesta por la colaboración público-privada para poner en valor nuevos polos de atracción turística