Facebook, Twitter y Google, demandados por permitir su uso a grupos terroristas