Las farmacias catalanas ya cobran un euro por receta