Farruquito ya disfruta del tercer grado penitenciario