La feria de Albacete, entre la tradición y la innovación