Asesinato de Fernando Lumbreras, su cadáver maniatado, lleno de golpes y la casa revuelta