Tuneaban coches de gama media y los vendían como Ferraris