Fidel Castro fue el presidente que mejor se preparó para la visita de Juan Pablo II