La NASA asegura que no se acaba el mundo