Final feliz del atraco con rehenes en una sucursal bancaria de Gijón