El 'ángel de la muerte' de Alcalá de Henares asegura ser inocente y tener la conciencia muy tranquila