El Fortuna vuelve a manos de los empresarios que se lo regalaron al Rey