Francisco Caamaño es partidario de que los fiscales se encarguen de la instrucción